miércoles, 3 de agosto de 2011

El futuro: Miquel


Nombre completo: Ignasi Miquel Pons
Fecha de nacimiento: 28 de septiembre de 1992
Lugar de nacimiento: Barcelona (España)
Altura y peso: 1'93 m, 85 kg
Demarcación: Defensa central
Lateralidad: zurdo
Internacional: España sub-19 (9 partidos, 1 gol)

TRAYECTORIA
1999-2004 - Barcelona
2004-2008 - Cornellà
2008-2011 - Arsenal

Si ha habido un gran descubrimiento en el último Campeonato de Europa sub-19, ése ha sido Ignasi Miquel. Hasta hace unos meses era un completo desconocido para mí. Concretamente la primera vez que lo vi fue en el Pre-Europeo. Aunque la dupla titular de centrales estaba formada por Sergi Gómez y Jordi Amat, y Miquel sólo participó en un encuentro de los tres, si mal no recuerdo. Partido en el que ya me dio muy buenas sensaciones.

Como Amat ha ido convocado al Mundial sub-20, esa plaza al lado de Sergi Gómez la ha ocupado Miquel durante la fase final del Europeo (celebrado recientemente y con España como campeona). Y cada encuentro que le he visto me ha gustado más. Hasta que me he dado cuenta de que es un central zurdo impresionante. De los mejores que he observado a su edad.

Tiene una envergadura formidable gracias a su altura (1'93 m), por lo que es muy complicado de superar en el juego aéreo y en el cuerpo a cuerpo. Dada esta circunstancia, lógicamente su mayor defecto podría ser la falta de velocidad esencialmente en distancias cortas. Pero lo suple con una gran colocación. Siempre está en el lugar adecuado y además lee a la perfección las coberturas a la espalda de su lateral. Buena anticipación, sin dar nunca espacio al delantero rival. Además de todo esto, una calidad técnica muy notable, gracias a la cual siempre saca el balón jugado de forma aseada, tal como mandan los cánones de la escuela 'Barça'. Es decir, un Piqué zurdo (es la mejor definición que se puede hacer).

Y también tiene carácter y mando. Es fuerte mentalmente, como demuestra su gran rendimiento en la final de torneo. Para mí fue el mejor. ¿Su mayor defecto? La técnica de remate de cabeza. En ocasiones no direcciona bien el balón y eso hace que sus despejes sean erróneos. Ante tanta virtud, no parece algo nada complicado de solventar. Y seguro lo hará, pues es un futbolista autoexigente y comprometido.

Wenger se llevó una perla del Cornellà, pues previamente había sido descartado por el Barça. No sé si triunfará en el Arsenal o le ocurrirá como a Piqué en el Manchester United. A mí me gusta que los mejores jugadores nacionales estén en nuestra liga. Por eso, egoístamente, querría a Miquel en España.

Apuntad bien su nombre.